LA NUEVA SENSIBILIDAD

Traigo un mensaje de amor

Y de resentimiento

Comienza la canción,

Guarden silencio.

 

Y escuchen al corazón

Sólo por un momento

Resulta abrumador

Ese vacío inmenso.

 

Es tú responsabilidad

Y no la mía, lo siento,

La nueva sensibilidad

Consiste en esto.

 

Tengo la extraña impresión

De que me estoy moviendo

En una dirección

Que sólo yo comprendo.

 

No tiene parangón

Ni precedente el gesto,

Tal reivindicación

De mi talento.

 


PEQUEÑA SUICIDA

No tienes culpa de lo que te pasa, pequeña suicida,

Abres la puerta de casa a escondidas.

El sexo, el alcohol y las lágrimas eran las grandes mentiras

Y no lo sabías

 

Lleva su tiempo aprender a escuchar a las flores malditas

Hay que leer entre líneas

Dicen que toda esta trágica página estaba ya escrita

Pásala rápido, lástima de margarita

 

Deja de mentirle todo el tiempo,

Deja de mentirte

Deja de mentirle todo el tiempo,

Deja de mentirte

Que no sabes cuánto de duro se me hace decirte

Que no por correr al futuro te vas a salvar.

 

No tienes culpa de lo que te pasa, pequeña suicida,

No tienes culpa, mi vida,

Lame la espada que estaba clavada en la fotografía,

Sabe salada la nata montada en la herida.

 

Los sueños imposibles nos trajeron

Más sueños imposibles.

Los sueños imposibles nos trajeron

Más sueños imposibles.

Que no sabes cuánto de duro se me hace decirte

Que no por correr al futuro podrás alcanzar

 

Lo que nunca volverá

Del todo.

Porque nunca volverá.

 


OTROS PLANES

Hoy no escucharás

Esa voz en tu cabeza

Que dice que todo va a ir mal

 

Sales a pasear

Con la estúpida certeza

De que eres alguien especial.

 

Qué ridículos mortales,

Mientras unos ríen

Otros rezan lo que buenamente saben

Tú formas parte de ellos.

 

Pides, por favor, un penúltimo intento

Se te concede y al llegar ahí

Sientes que algo se vuelve a consumir

Al instante.

Gritas al cielo "¿qué esperas de mí?"

No responde y te echas a reír

Porque él tiene otros planes para ti

Siempre tiene otros planes.

 


salvemos el ártico

Que suceda lo imprevisto

Y se choquen los planetas

Que se suelten para siempre los instintos

 

Que se rindan los adictos

Y se asomen los profetas

Al abismo

 

Que fracasen los invictos

Y que engorden los atletas

Que resuenen las trompetas del maligno

Que no encuentren los más listos

La felicidad secreta

En el ritmo

 

Sería fantástico

Que el día del juicio final

Ardieran los neumáticos

Por toda la ciudad.

Y en medio del pánico

Pudiéramos oír gritar

Al típico subnormal:

"¡Salvemos El Ártico!"

 

Que se salven las mujeres y los niños

 

Y que crezcan bajo el mismo

Resplandor ultravioleta

Del principio.

 


básicamente atletas

¿Cómo te sientes?

¿Cómo te sientes tú?

Al tratar de dar la vuelta

Entre la multitud.

 

No es suficiente

No es suficiente aún

Sólo es otra diferente

Forma de esclavitud

 

Míralos llegar tan pronto

Locos por cruzar la meta

Son buenos pero en el fondo

No son nada más que atletas

Básicamente.

 


CAÍDOS DEL CIELO

Esto es así

Y no tiene remedio

Porque estamos aquí

Todos tan revueltos

Que me hace reír

Que algunos se lo tomen en serio.

 

Otros, en fin,

Vamos por el medio

Lo que no quiere decir

Que esté mucho más lejos 

Como estabas de mí

Cuando dio comienzo esto.

 

Mientras nos dejaba ciegos

La luz azul de las piscinas

El mundo era un pañuelo negro

Y no todos cabíamos ahí

No todos cabíamos.

 

Otro país

Otro cementerio

Que se esfuma tras de mí

Vuelo tan deprisa 

Que me aterra decir

"Puede que no llegue ni a olerlo"

 

O puede que, en sí, 

Ese sea el premio

Que aprendamos a asumir

Que no pertenecemos

A ningún plural feliz:

Ángeles caídos del cielo.

 


NARANJAS SECAS

Esa es su manera de decir que no

No soporta ya esa idea

Deja la mirada en el teléfono quieta

 

Corre por las venas de su corazón

Un ejército de piedras

Tal vez tenga la revolución perfecta.

 

Rozamos la cúspide

Del sueño más lánguido

Y nos prestó su mano el vértigo.

 

Vas a descubrir por qué

Los ángeles no cuidan ya de ti

Los árboles se mueren de pie

Y los pájaros se largan de aquí.

 

Esa es su manera de decir que yo

Yo me equivoqué de veras

Deja la maleta en el recibidor quieta

 

Porque ya no quedan frutas en el bodegón

Sólo dos naranjas secas

Tuya es toda la naturaleza muerta.

 


prácticamente nada

Las naves industriales

Que están abandonadas

Al borde del camino

Filtran la luz naranja

 

Nos van marcando el ritmo

Mientras tú estás absorta

Buscándole el sentido

A lo que a nadie importa

 

Incandescente aún

Una emoción templada

En el retrovisor

 

Tal como dices tú

Prácticamente nada

sobrevivió.

 

Ya es demasiado tarde

Para llenar ahora

Todo ese inabarcable

Vacío que atesoran.

 


todos los aviones del mundo

Fuiste enviado aquí

Lejos de cualquier lugar

Debes entender que nada fue casualidad.

 

Fuiste elegido tú

Entre todos los demás

cuando creas ver la luz no mires hacia atrás.

 

Todo está en el sitio donde debe estar

Muy desordenado y todo junto

Qué perfecta forma tiene este final.

 

Fuiste enviado aquí

Todo era parte del plan

Cada decepción, cada revés, cada señal

 

Fuiste elegido tú

Sólo tú y nadie más

Tal vez sea lo más cerca que estés de la verdad

 

No hay ni un sólo atisbo de fugacidad

En la música de los segundos

Fuiste convocado para contemplar

 

Todos los aviones del mundo.